Tras varios meses de noches sin dormir, todo cogió forma y color.

Atrévete Shop estaba a punto de renacer.

Compramos cuadros, espejos, un sofá isabelino de primeros de siglo, un piano acústico, una mesa de billar, una puerta de entrada creada para nosotros, llamamos a un pintor reconocido de Madrid para pintarnos la persiana, llamamos también a una diseñadora de interiores, compramos un baúl súper grande, trajimos lienzos de parís, pusimos fotos antiguas y compramos también elementos antiguos como un despertador, una radio. Buscamos una cafetera que diera un café espectacular, un botellero y una vinoteca; papel pintado y lámparas de araña, cortinas para el efecto teatro en la tienda, etc. Todo esto y mucho más fuimos adquiriendo hasta llegar a ser lo que hoy podéis ver cuando nos visitéis.

Cuántas reseñas de nuestros clientes en Google nos han demostrado que tanto cariño en cada detalle ha tenido su efecto en ellos, ese espacio que soñé que un día que sería, no se parecía en nada a lo que llegó a ser. Al igual que nosotros nos habéis escuchado, nosotros también os estuvimos escuchando y nos enseñasteis el camino a seguir para ofreceros este espacio maravilloso donde hablar de la sexualidad con naturalidad.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario

Asistir es fácil

Necesitas una tienda online

Tenemos la solución a tu medida Sigue el enlace de la imagen