Las cabalgatas de Reyes que hay que ver en España

Una vez terminada la Navidad comienza el Año Nuevo, aún quedando uno de los días más
importante para todos los niños en España. Cada año, el 6 de enero se celebra el Día de los
Reyes Magos.

La tradición cuenta que los Reyes Magos fueron los elegidos de ir al portal de Belén siguiendo
una estrella que les guiaba el camino para ver al Niño Jesús, que acababa de nacer. Al llegar,
estos magos le ofrecieron tres regalos: oro, incienso y mirra. Por esto, cada año, cuando se
acerca la Navidad, todos los niños empiezan a escribir sus cartas a los tres reyes: Melchor,
Gaspar y Baltasar.

En estas cartas, los niños le dicen a los tres Reyes lo bien que se han portado durante todo el
año anterior y les piden los regalos que les gustaría tener el 6 de enero. Se supone que, cuanto
mejor se haya portado el niño durante el año, mejor será el regalo que reciba esa mañana.
Pero todos los niños saben que, si se han portado muy mal,no reciben regalos, mas bien
pueden recibir un trozo de carbón.

Los Tres Reyes Magos viajan en camello cada año desde Oriente para visitar a todos los niños.
Cuando llegan a España, luego de la Nochevieja, van recorriendo cada uno de los pueblos para
poder escuchar las peticiones de los niños y recibir sus cartas. En la noche del 5 de enero,
después de haber visto la Cabalgata de Reyes de la ciudad, los niños se van corriendo a sus
casas para poder limpiar sus zapatos y colocarlos en un buen lugar del salón. Solo de esta
forma, los Reyes sabrán a quién dejar cada regalo.

Como vienen de muy lejos y los Reyes tienen mucho trabajo durante la madrugada del 5 al 6
de enero, todas las familias tienen la costumbre de dejarles un poco de agua, de turrón o de
leche para que ellos y sus camellos recuperen fuerzas.

Así, cuando llega la mañana del 6 de enero, Día de Reyes, los niños de cada casa se levantan
nerviosos más temprano de lo habitual para ir corriendo al lugar en el que dejaron sus zapatos
y descubrir qué regalo les han hecho Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Además,
todos descubren con alegría que ya no queda agua y que el turrón se lo han comido, signo de
que los reyes han recobrado bien sus fuerzas para volver a casa.
De esta forma, en el Día de Reyes, la ilusión invade cada casa y hace que, poco a poco, todo el
mundo sepa que la Navidad ya ha terminado… hasta el año que viene.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario

Asistir es fácil

Necesitas una tienda online

Tenemos la solución a tu medida

Sigue el enlace de la imagen